0
Comparte
Pinterest Whatsapp

El radiador de su automóvil se está sobrecalentando, pero no tiene refrigerante. ¿A qué te dedicas? 

Muchos conductores discuten sobre el uso del agua en esta situación. Algunos creen que dañará su vehículo, mientras que otros insisten en que el agua está bien en caso de emergencia. Hoy vamos a aclarar esto para siempre. 

La respuesta corta es sí; puede utilizar agua en lugar de refrigerante. Pero solo debe hacerlo si no tiene refrigerante o anticongelante disponible. También es importante saber lo que está haciendo. De lo contrario, puede lastimarse y dañar su vehículo.

Veamos todo lo que necesita saber sobre el uso del agua en esta situación estresante.

 ¿Por qué utilizamos refrigerante?

Un refrigerante es un fluido especial que mantiene su motor dentro de su rango de temperatura de funcionamiento. Tiene una base de alcohol y suele ser de color verde o azul. Este líquido fluye a través del sistema de enfriamiento de su vehículo, acumulando calor en el camino. Luego, pasa a través del radiador, donde la corriente de aire de la parrilla del vehículo enfría el líquido caliente. Finalmente, el refrigerante fluye de regreso al motor para repetir el ciclo. 

 

El refrigerante también aumenta el punto de ebullición del agua. Esto significa que su motor puede funcionar durante más tiempo sin sobrecalentarse. Sin refrigerante, el calor de la combustión interna constante destruiría el motor. También contienen anticongelante, por lo que su motor es eficaz en todos los climas. La mayoría de los refrigerantes también ayudan a prevenir la corrosión.

 

Debe utilizar una combinación equilibrada de refrigerante y agua para obtener la máxima eficacia. Ninguno de los dos líquidos es tan eficaz para disipar el calor por sí solo. El agua también está llena de contaminantes que pueden causar daños a largo plazo y gastos significativos. Sobrellenar el radiador con agua también diluirá el refrigerante restante. Esto reducirá su efectividad. 

¿Y si es una emergencia? 

Si no tiene refrigerante, puede y debe usar agua.

Es preferible el agua destilada porque es de mayor calidad que el agua del grifo y es menos corrosiva. Una regla segura a seguir es usar solo agua con la que se sentiría cómodo bebiendo. 

Debe llevar su vehículo al mecánico lo antes posible y volver a llenar su radiador con la proporción correcta de refrigerante y agua. Recuerde que el agua tiene un punto de ebullición más bajo que el refrigerante. Esto aumenta el riesgo de que el vehículo vuelva a sobrecalentarse. 

¿Cómo lleno mi radiador con agua? 

Siga estos pasos para llenar su radiador con agua de manera segura.

 

  • Deténgase tan pronto como la temperatura del motor alcance un nivel peligroso. 
  • Deje que el motor se enfríe y compruebe el nivel del depósito de desbordamiento del refrigerante. 
  • Póngase el equipo de protección adecuado. 
  • Asegúrese de que no salga vapor del motor antes de acercarse. 
  • Localice el tanque de recuperación de refrigerante. No lo toque si todavía está hirviendo porque esto puede causar quemaduras. 
  • Use una toalla o un paño grueso para quitar la tapa del radiador. Deje que la presión se libere antes de quitar completamente la tapa. El refrigerante puede chisporrotear y está muy caliente. 
  • Vierta agua en el radiador hasta la línea de llenado. Recuerde utilizar agua de la más alta calidad disponible. 
  • Vuelva a colocar la tapa del radiador y cierre el capó antes de continuar su viaje. 
  • Visite a un mecánico lo antes posible para enjuagar su radiador y volver a llenarlo con la proporción correcta de refrigerante y agua.  

Protección de su radiador

Solo use agua en lugar de refrigerante si no tiene otra opción. Hay algunas formas de preservar la integridad de su radiador y reducir el riesgo de daños. 

En primer lugar, evite viajar largas distancias cuando su radiador esté comprometido. Si esta no es una opción, tome descansos regulares para que su vehículo se enfríe. Además, trate de no conducir cuesta arriba, ya que esto aumentará el estrés y el riesgo de sobrecalentamiento. Lleve su vehículo a un técnico lo antes posible. Reemplazarán el exceso de agua con refrigerante y repararán cualquier daño potencial al radiador. 

Asegúrese de que el radiador esté lavado antes de volver a llenarlo con agua. Es importante lavar los radiadores de aluminio con regularidad para reducir el riesgo de fallas.

Incluso si puede descargar su radiador usted mismo, es recomendable consultar a un técnico. Identificarán por qué sus niveles de refrigerante eran bajos en primer lugar. De lo contrario, es posible que el calentador y el motor también sufran daños. 

 

Lavado de su radiador

Si no tiene acceso a un técnico, es posible limpiar su radiador usted mismo. 

Aquí hay una guía paso a paso para reducir el riesgo para usted y su vehículo.

 

  1. Espere hasta que el motor se enfríe. Póngase ropa protectora como guantes y gafas protectoras. 
  2. Abra la tapa de drenaje del radiador. 
  3. Desatornille el tapón de drenaje del bloque de cilindros. 
  4. Enjuague el sistema con agua limpia o un compuesto de lavado. 
  5. Asegúrese de que el radiador esté vacío antes de sellar los desagües.
  6. Vuelva a llenar el radiador con la proporción adecuada de agua y refrigerante. 

 

Pensamientos finales

En un mundo ideal, debería utilizar una combinación de refrigerante y agua. Esta es la mejor manera de preservar la integridad de su motor. Sin embargo, puede utilizar agua sola durante un tiempo breve si no hay otra opción. 

Algunos refrigerantes no deben mezclarse con otras marcas. Consulte el manual del propietario para asegurarse de que está utilizando el tipo adecuado para su automóvil. La mayoría de las fuentes abogan por una relación de refrigerante a agua de 60/40 o 50/50. Nuevamente, debe consultar el manual de su vehículo o con su mecánico antes de recargar su radiador. 

Recuerde cambiar su refrigerante cada 40,000 a 100,000 millas. De esta manera, potencialmente puede evitar tener que usar agua por sí sola. Asegúrese de tener siempre el equipo de seguridad adecuado en su vehículo para emergencias. Los chalecos de alta visibilidad, los guantes protectores y las gafas protectoras son mucho más baratos que una visita al hospital. 

También es recomendable tener un recipiente de refrigerante en su vehículo para estar siempre preparado.  

Siga los pasos descritos anteriormente para que usted y el radiador de su vehículo se mantengan saludables.

 

Publicación anterior

Run Flats: ¿Se puede parchear una llanta Run-Flat?

Siguiente post

Calentador de automóvil que sopla aire frío: posibles razones y lo que debe hacer