0
Comparte
Pinterest Whatsapp

Las pastillas de freno han tenido un viaje increíble desde sus inicios en la década de 1950. Como no éramos conscientes de los riesgos para la salud en ese momento, inicialmente estaban hechos de asbesto, lo que suena loco, pero su durabilidad y resistencia al calor lo convirtieron en un material aparentemente perfecto.

¿Son mejores las pastillas de freno de cerámica?

De ese peligroso paso en falso, pasamos a las almohadillas NAO (sintéticas / orgánicas) hechas de materiales como vidrio, caucho y kevlar, y luego a almohadillas semimetálicas y completamente metálicas.

Todos estos son diseños funcionales, significativamente mejorados con respecto a los del pasado, pero con la llegada de las pastillas de cerámica, ¿estamos asistiendo al siguiente paso evolutivo en la tecnología de frenado?

¿Qué son las almohadillas de cerámica?

Las almohadillas de cerámica están hechas de un compuesto de porcelana y arcilla adherida a filamentos y fibras de cobre. Si bien hacen bastante ruido, la mayor parte está fuera de las frecuencias audibles para los humanos, por lo que se consideran un tipo de freno silencioso.

También son conocidos por un pedal de freno más firme y sensible debido a su alto coeficiente de fricción, y arrojan cantidades extremadamente pequeñas de polvo de freno.

Polvo de freno

A veces denominado polvo de fricción o simplemente polvo, el polvo de los frenos son las virutas y los residuos de carbono que se sueltan de las pastillas y los rotores de los frenos.

Encontrará acumulaciones de estos desechos en los huecos de sus llantas, pero algunos también pasarán al aire y pueden causar serios problemas de salud a las personas sobreexpuestos a ellos.

¿Cómo se comparan las almohadillas de cerámica con otras?

Hagamos algunas comparaciones directas para examinar qué tan grande es el salto a las almohadillas de cerámica y si vale la pena su tiempo, dinero y esfuerzo para actualizar.

Sintético / Orgánico

Las almohadillas sintéticas tienen dos cualidades principales muy buscadas. Una es que son increíblemente silenciosos, lo cual es fantástico. Nadie quiere frenos ruidosos. Su otra ventaja es que su composición más suave es muy indulgente con los rotores de freno.

Desafortunadamente, también hay dos problemas importantes a considerar cuando se trata de diseños sintéticos. En primer lugar, crean una gran cantidad de polvo, lo que es un problema en sí mismo, pero simplemente un síntoma de su principal defecto: la falta de durabilidad. El hecho de que sean tan blandos significa que se desgastan con bastante rapidez, lo que les da una vida útil comparativamente corta.

Como ya hemos comentado, las pastillas de cerámica son increíblemente silenciosas, hacen poco o ningún ruido audible cuando pisa los frenos, y también son increíblemente suaves con sus rotores, arrojando muy poco polvo. Entonces, ¿las pastillas de freno de cerámica son mejores que las sintéticas / orgánicas?

Sí, sin duda alguna. Sus cualidades de resistencia al desgaste y su funcionamiento silencioso los convierten en una perspectiva mucho más impresionante. Además, generalmente se considera que son más confiables en temperaturas extremas y condiciones de conducción difíciles.

Semimetálico

Las pastillas de freno semimetálicas son las más utilizadas en la fabricación de vehículos modernos. Están hechos de una combinación de materiales sintéticos y escamas de metal (generalmente cobre, hierro o acero).

Resuelven el problema de durabilidad que presentan las pastillas de freno más blandas, pero al hacerlo, ejercen presión sobre los rotores y los tambores, lo que genera una buena cantidad de polvo.

También son mucho más ruidosos que los sintéticos, a menudo chillan o lloriquean cuando comienzan a desgastarse, y tampoco tienen tanto agarre, requiriendo una mayor cantidad de fuerza de accionamiento para generar potencia de frenado. Dicho esto, pueden manejar la más amplia gama de temperaturas y condiciones de conducción.

Las cerámicas son mucho más silenciosas, tienen más agarre y son mucho más amigables con los rotores que los semimetales, y también duran el mismo tiempo, por lo que la cerámica parece ser el camino a seguir.

Totalmente metálico

No tendrá que preocuparse demasiado por las almohadillas completamente metálicas, ya que solo se usan para autos de pista.

Comúnmente hechas de acero al carbono o aluminio, son las más resistentes de todas las pastillas de freno, pero son una carga pesada para los rotores y los tambores, y pueden ser terriblemente ruidosas una vez que se deterioran.

Además, requieren la mayor cantidad de fuerza de accionamiento para alcanzar un par de frenado suficiente.

La cerámica no sobrevivirá a estos monstruos de metal ni los vencerá en la pista, pero para el uso diario, como desplazamientos, compras y viajes, siguen siendo el diseño más impresionante.

¿Hay algún lado negativo de las pastillas de freno de cerámica?

Suenan como piezas de equipo bastante impecables, ¿no? Ciertamente son impresionantes en su diseño y desempeño, aparentemente combinando características redentoras de materiales defectuosos para hacer una súper pastilla de freno.

Sin embargo, hay un aspecto particular de las pastillas de freno de cerámica que las defrauda.

A pesar de la fantástica conductividad térmica del cobre, las pastillas de cerámica retienen el calor durante más tiempo que cualquier otro material de las pastillas de freno, que después de un tiempo puede deformar sus discos, rotores o ambos.

Los sistemas de frenado deformados provocan un fuerte movimiento de vibración al pisar el pedal, lo que puede ser molesto y peligroso.

Las pastillas de freno de cerámica también son mucho más agotadoras y caras de fabricar debido a sus compuestos de materiales avanzados y, en consecuencia, son más caras de comprar.

¿Debería instalar pastillas de freno de cerámica en su automóvil?

Incluso si ha decidido que las pastillas de cerámica son generalmente las mejores del grupo, no significa necesariamente que sean adecuadas para usted y su automóvil, ya que los materiales de fricción utilizados para fabricar pastillas de freno se emplean para aplicaciones singulares.

Analicemos algunos de los factores que debe considerar antes de decidirse por algunas almohadillas nuevas.

Recomendaciones del fabricante

Cada automóvil está diseñado con componentes específicos en mente, por lo que puede ser que cambiar a cerámica cause algunos problemas de compatibilidad.

Antes de comprar pastillas de freno, asegúrese de consultar al fabricante de su automóvil. Incluso puede ser que vendan sus propias cerámicas exclusivas, especialmente para usar en sus vehículos.

Tipo de coche y estilo de conducción

El hecho de que optar por cerámica de alta calidad sea una buena idea también depende del tipo de automóvil que conduzca y de cómo lo conduzca.

Por ejemplo, si conduce un automóvil deportivo de alto rendimiento o 4, las pastillas de freno semimetálicas pueden ser preferibles debido a su avanzada disipación de calor.

Si no conduce con tanta frecuencia y vive en un clima bastante estable, también puede ahorrar algo de dinero y seguir con las almohadillas orgánicas. Si su conducción no es exigente, no necesita que las almohadillas de cerámica de rendimiento avanzado traigan a la mesa.

Si tiene un automóvil de gama media más práctico y viaja diariamente para ir al trabajo, puede beneficiarse al máximo de las pastillas de freno de cerámica. Le brindarán un viaje extremadamente suave y silencioso, y son lo suficientemente receptivos como para navegar con facilidad por el mundo de las paradas y arranques del tráfico de las horas pico.

Ambiental

Las industrias que trabajan con cobre son responsables de causar daños irreparables a la vida marina.

Algunos estados incluso prohíben el uso de cualquier cantidad de cobre más allá de cantidades realmente mínimas.

Pensamientos finales

A fin de cuentas, las pastillas de freno de cerámica tienen un diseño ingenioso, pero no son perfectas y pueden no ser adecuadas para su vida de conducción. Son súper silenciosos, duraderos y apenas arrojan polvo, pero su mala difusión del calor puede ser un factor decisivo para algunos.

Si actualmente tiene pastillas de freno sintéticas / orgánicas y están a punto de desaparecer, la cerámica puede ser una mejora valiosa, pero si ya tiene un juego decente de pastillas semimetálicas, la cerámica puede ser más económica y complicada de lo que es. valor.

Publicación anterior

¿Puede un automóvil funcionar sin un convertidor catalítico?

Siguiente post

Velocidades máximas del Ford Mustang 2006: todo lo que necesita saber